Visitar el museo Vasa - El barco de Estocolmo

Visitar el museo Vasa de Estocolmo

Estocolmo es una ciudad con varios museos imperdibles; entre todos ellos sin duda uno de los más impresionantes es el Vasa. Aquí te contamos qué puedes ver en él y por qué no deberías dejar de visitarlo.

Visitar el museo Vasa

Visitar museo Vasa Estocolmo

El nombre de este edificio se lo da una de las exposiciones más fascinante de toda Estocolmo, un barco construido en el siglo XVII de nombre homónimo. Es el único barco de aquella época que ha sobrevivido al paso del tiempo. Ha sido levemente reformado (el 98% de su estructura es original). Debido a esto se ha convertido en uno de los monumentos más visitados en todo el mundo.

Además del imponente barco, este museo posee cientos de esculturas talladas que adornan este navío. También hay exposiciones itinerantes relacionadas con esta embarcación, una tienda donde puedes comprar souvenirs de tu visita y un restaurante de primera línea donde podrás disfrutar de una cena maravillosa.

Hay una película en torno a la historia del Vasa que puede verse en dieciséis idiomas a través de la cual podrás enterarte de secretos inquietantes en torno a la vida de esta embarcación. La mayoría de los turistas afirman que sólo por visitar el Vasa vale la pena visitar Estocolmo..

El hundimiento del Vasa

El Vasa era un barco de barco que zarpó del puerto de Estocolmo el 10 de agosto de 1628 con una tripulación de 200 personas. Pero no llegaría a alcanzar altamar; cuando se dirigía hacia la bocanada del puerto un potente viento comenzó a soplar en la costa y golpeó la embarcación por uno de sus lados, consiguiendo que perdiera la estabilidad. El agua comenzó a entrar por las cañoneras dispuestas en los laterales y el barco se hundió irremediablemente. Se cree que alrededor de 30 personas fallecieron en ese misterioso naufragio.

El museo Vasa de Estocolmo

El barco permaneció sepultado por las aguas durante más de 300 años. Anders Franzén, un investigador fascinado con los misterios encerrados en torno a los barcos hundidos comenzó en la década de los 50 a buscar el Vasa y en 1956 consiguió dar con él y sacarlo del agua.

Cabe mencionar que gracias a que se hundió en el Báltico donde no existe el molusco que se come la madera de las embarcaciones hundidas en aguas saladas, el barco se mantuvo sano y salvo y que hoy podemos gozar de su presencia.

Entre las suposiciones que se han hecho sobre su hundimiento la que prolifera es la que afirma que era un barco demasiado grande para su época y que, los inexpertos creadores no fueron capaces de prever lo que finalmente sucedió. Se trató de una embarcación que medía 52 metros de ancho y 69 de largo y pesaba unas 1200 toneladas. Tenía tres palos y que podía llevar más de diez velas. Después de dos años del intenso trabajo de los carpinteros, herreros, vidrieros, pintores, escultores, artesanos y el constructor naval Henrik Hybertsson, el Vasa estuvo listo y se convirtió en el navío de guerra más poderoso construido hasta la fecha.

Otra de las hipótesis que es una de las más influyentes afirma que hubo un error en las mediciones; incluso hay quien dice que el diseño se modificó una vez que ya había comenzado el trabajo. En principio sólo tendría un número determinado de cañones, pero el rey exigió que aumentara la cantidad y esto hizo que fuera necesario modificar las dimensiones del barco: se construyó una superestructura con dos cubiertas para cañones y hubo que llenar el fondo de la embarcación con piedras para asegurar la estabilidad en el agua; pero este peso no fue suficiente para contrarrestar el de la embarcación.


¿Qué hay en el Museo Vasa?

El Vasa vio nuevamente la luz el 24 de abril de 1961 y con él se recuperaron cerca de 14.000 objetos de madera perdidos con él. En torno a la conservación de esta embarcación hay una exuberante investigación. Debido a que permaneció tanto tiempo bajo el agua el cambio brusco de ambiente puede provocar desde el quiebre de la madera y otro tipo de consecuencias que es necesario estudiar para evitar que el navío se deteriore. El estado es excelente, no obstante hay un grupo que trabaja intensamente para asegurar su preservación.

¿Qué visitar en el Museo Vasa?

Entre los objetos que podrás apreciar se encuentran los esqueletos de algunos de los tripulantes y ciertos objetos que iban dentro del navío cuando este se hundió que no habían sido utilizados debido a que el Vasa ni siquiera había hecho un viaje.

Pero seguramente una de las cosas más interesantes de este museo son las seis velas que por suerte durante el naufragio no se encontraban arboladas por lo que se han podido conservar impecables; de hecho, son las velas más antiguas que se conservan. Y también otro centenar de piezas únicas que te permitirán realizar un viaje al pasado de Estocolmo y de este imponente navío.

Precio y horarios Museo Vasa

La entrada al museo cuesta unos 130 SEK (14,20 euros); para estudiantes con identificación cuesta 100 (11 euros) SEK y los niños entran gratis. En lo que respecta al horario, de junio a agosto abre todos los días desde las 8 de la mañana hasta las 18 horas; de septiembre a mayo el horario es de de 10 a 17 horas, a excepción de los días miércoles que cierra a las 20 horas.

Si visitas Estocolmo ¿crees que podrás volver sin visitar este fascinante museo?


Más lugares que visitar en Estocolmo

Aquí tienes algunos de los lugares más interesantes que visitar en Estocolmo.